sábado, 28 de septiembre de 2013

Tiovivo. Cristina Ocaña





Cinco de la tarde y allí estaba yo esperándote en la puerta de la biblioteca pública. Nos íbamos a conocer aquella misma tarde pues llevábamos semanas hablando por teléfono y no nos conocíamos en persona. Tu vida ajetreada no te daba tregua, pero aquel lunes decidiste parar y tomarte un respiro, y conocerme, conocernos por fin en persona. Cuando nos vimos nos dimos dos besos castos. Lo primero que hicimos fue charlar sin parar y tomar dos granizados bien helados.
Fuiste el único que sostuvo mi mirada, que estudió mi rostro, que puso atención a mis gestos y que me invitó a un granizado de sandía una tarde bochornosa de junio.
Te deseé, pero jugué contigo durante un buen rato porque me encantaba tu sonrisa, tu biblioteca polvorienta, tus gatos asustadizos, tus juguetes antiguos y quería saber más de ti, quería que me contaras historias sobre tu vida, y tus aficiones. No aguanté más y tomé una determinación o más bien dos, o me largaba de allí pitando o caía rendida a tus pies. Te atraje hacía mí, te bese y te empujé al dormitorio en donde minutos antes me habías enseñado un tiovivo de juguete de 1920 algo cochambroso dispuesto a una restauración. Tu curiosidad no lo pudo soportar y me preguntaste en qué momento había decidido acostarme contigo. Te sonreí, porque verdaderamente había pensado en largarme pero tu mirada me convenció y  me lancé de cabeza sin planearlo esperando que surtiera efecto mi falda corta y rabiosa y mis sandalias descubiertas de verano. Sudamos, sudamos mucho aquella tarde y es por eso que acabamos en tu ducha, volviendo a lamernos, volviendo a sentir el deseo.
En aquella bañera, el agua lamía nuestros cuerpos desnudos, que sudorosos bañábamos en jabón deslizante que nos unía y nos desunía constantemente. Te bañe, froté todo tu cuerpo, te enjuagué del jabón pegajoso y llegué hasta tu sexo para introducirlo dentro de mí y te atraje bajo aquella lluvia tibia de nuestra ducha placentera y volvimos al vaivén que rato antes habíamos dejado en la cama de tu dormitorio para buscarnos otra vez con avidez.
Fuiste el único que me envió un sms a la mañana siguiente. Un sms cargado de intenciones sexuales, a volver a repetir un encuentro bajo la ducha.


Repetimos varias duchas jabonosas en un corto espacio de tiempo, luego te perdí la pista. Aún sin saber de ti aún das juego a mi vida para mis escritos, para mi imaginación, para construir a un personaje que prefiere quedarse quieto y no tomar acción en su vida. Adiós tiovivo de 1920; espero que te hayan restaurado y estés como nuevo. Yo sigo girando sin parar, sin detenerme, no como tú que te faltaban engranajes varios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada