lunes, 23 de septiembre de 2013

Te Persigo. Daniela Bartolomé




Te persigue la espada candente

de mis muslos, que gritan los horrores

del no estar.

Tu sello quemó mi piel y puso a buen

recaudo los recuerdos…

Jugaste al escondite, y el columpio

quedó prendido en ti con su vaivén,

el olor herbáceo me recuerda

el prado cabalgado hasta el orgasmo,

cuando tus ojos blancos, respiraban,

cuando tu boca ojeaba  mis pezones

resurgiendo, -icebergs de miel y leche-,

cuando yo estaba en todas tus burbujas

penetrando tu vientre como un rayo;

amarillo, fugaz, mortífero  y tornado

en sutil estalactita, chupada con tu

lengua de estropajo,

que destroza en lamidos carne viva.

Así, carne viva, te espero, te deseo,

te proclamo el vampiro de mi sangre

que como un maremoto nos destroce

nos obligue a ceñirnos al papel.

Ahora sé…en papel de cebolla tres

flores y tu entierro... Ahora sé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada