martes, 4 de junio de 2013

La misma cifra aunque le des la vuelta. Raúl Sánchez



Mi lengua mira por tu cerradura.
Su punta inquieta como una pupila
que gira a todas partes sorprendida
queriendo ser partícipe en la escena.


Ariete que se ceba en los enveses
de puertas entreabiertas y en barreras
que aguantan el asedio palpitantes:
incólumes frente a las embestidas.


Mi centro entra en la cueva de tu boca
y crece embravecido en la batalla
contra el viscoso monstruo que le apresa.


Quedamos en empate muy reñido.
Te rindes y mi lengua se retira.
Mi centro derrotado se desangra.

2 comentarios:

  1. seguro que se levanta, tras la derrota

    ResponderEliminar
  2. Las dos primeras estrofas son tan buenas,tan buenas...joder!

    ResponderEliminar