lunes, 29 de abril de 2013

Fresas Salvajes. Miquel Àngel

Strawberries II by LucidoTitanio



La habitación huele a fresas salvajes.
Velas afrodisíacas derritiéndose
                 sobre la mesilla de noche.
Con los dedos y el aceite
dibuja en su espalda una silueta.
Una “ese”.
Un algo agradable sobre su piel.
Luz de unos fuegos
que humean en la oscuridad.
Gemidos ahogados
       contra el cojín
       húmedo por las babas
          donde la mandíbula
          muerde y se desencaja.
Con las manos rodea su cuello
       y aprieta su garganta.
Retuerce su columna
            inclinándola
hasta que puede lamer
                     su cuello.
Luego escupe en su cara
descorriéndole el rímel,
             agarra su melena
y la lanza violentamente
                contra la cama
desde donde la domina con los dedos
metidos en la frondosidad de su melena
presionando con el pulgar
           en el epicentro de la nuca.
Suena Caruso, Pavarotti,
la novena de Beethoven.
Suena «Invierno»,
de las Cuatro estaciones de Vivaldi
           y juega con ella a extasiarla
                           al    
                        tempo      
                                    de la música.
En sus bocas mezcladas
aún hay vestigios del sabor del vino negro
y de otras delicatesen de la cena.
Esa noche fueron la pareja
más elegante y refinada del restaurante.
Que le eyaculen en la espalda
                  es lo que más le gusta a ella.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada