domingo, 28 de abril de 2013

EROTÓMANO CONFESO. Javier Cristóbal



Ya sé que tú no estás, si no mis manos
sabrían ahora mismo lo que ignoro,
y acaso hicieran cifra de humedades
despóticas cual rosas de metralla

Ya sé que tú no estás. No me conformo

Tu piel de plata viva en la distancia
bañada del silencio del poema,
y al fondo todo esto, apenas nada
que pueda rescatar de tus contornos

Ya sé que tú no estás, y sin embargo
son úlcera mis dedos abrasando
el último peldaño de tu cuerpo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada