sábado, 11 de mayo de 2013

Sexy. Anais Nit (Noelia Olmedo)




Sexy es tu boca. Tu boca de labios mullidos, suaves, sugerentes. Sexy es cómo te pasas la mano por el pelo en un gesto descuidado. Sexy es tu olor, tu presencia, incluso cuando estás cansado o triste. Te miro y algo muy cálido, muy delicado y fuerte a la vez, me corre por las venas. Como la sangre, como el deseo que siento cada vez que te subes las gafas, ésas nuevecitas a las que no te acostumbras. Eres todo sexo para mí, todo volcán, aunque tenga que rascar entre algunas cenizas de lo cotidiano. Eres la mano caliente que se mete entre mis piernas, el sudor perfumado que mana del cuello amado, que aspiro como si esnifara gloria. Me pregunto cuánto puede durar esta maravillosa y sensual sensación que siento cuando me abrazas, cuando traspasas con tu ternura la dureza de lo rutinario. Pero es una pregunta absurda, porque cuando me besas de nuevo, cuando me acaricias la nuca con tus dedos de pianista ruso, yo te amo por encima del poso del tiempo, y nada puede detener el latido de mi sexo, y el presente, como un regalo divino, nos arranca de la certeza de la muerte. Sólo por un segundo somos libres, mi sexy compañero, para gozar de nuestros cuerpos y olvidar todo lo demás. Porque lo demás no importa demasiado cuando nos fundimos en un abrazo de carne y deseo. Eso es lo que siento ahora, mi dulce compañero. Y te lo voy a demostrar. Ven.

4 comentarios: