sábado, 31 de agosto de 2013

Dulce cuento de hadas. Ángela de Luis




He vomitado huestes de jornaleros,
hasta el paladar perdido.

Me he adentrado en cuevas,
buscando el oro mágico,
que librara a mi cabeza
de la locura.

He hablado con el hada indulgente
en los bosques,
luchado contra la bruja del fogón.

He pedido la paz para los indios sioux,
vertido calabaza y fluidos calientes
para sustentar a familias
del astro rey.

Ahora dejadme morir un poco,
amodorrarme en este caos y
ser un poco libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada