viernes, 13 de junio de 2014

‘Para mí, tu lluvia’. Mª Antonia Copado.

- Mofo -




Tarde plomiza de verano. Abrí con avaricia
las ventanas de mi fuego interior.
¿Por qué tanta soledad me anega? Mi cuerpo
anhelante. La luz se tornó en estaño. Una masa
incorpórea, viva, se tendió dócil a mi lado.
Su frescor resbalaba por mis senos. Gota a
gota me sentí colmada. Beso a beso me supe
completa. Para mí, mujer de lluvia ente
deseado. Quédate en el pliegue de mi vientre.
Satisface mi penuria con tu plenitud.
Gocemos. Te brindo el rincón de mi lujuria.
Mañana tu manto sutil libará el fruto y te
diré ven pronto que ya te extraño. Los accesos
abiertos. El fragor implacable.
Por eso es mío, el deleite que me ofreces.
Cuerpo divino, mujer de lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario